Para establecer estrategias del servicio al cliente, primero debemos tener claro estos dos términos fundamentales: Servicio y Cliente.

El cliente es el activo más valioso que posee una organización. Es necesario que las empresas lo traten como tal y estén pendientes de su forma de pensar y de su forma de percibir la organización. Surge entonces la pregunta ¿Quién es el cliente? Y la respuesta a esta pregunta parece como un destello deslumbrante de lo obvio; pero muchas empresas no se dan cuenta de lo que son realmente los clientes y de cómo se deben tratar. En principio y de la manera más esencial, un cliente es quien accede a un producto o servicio por medio de una transacción financiera (dinero) u otro medio de pago.

Por otra parte, es necesario diferenciar entre el producto por el cual paga el cliente y el servicio que rodea a ese producto. El servicio al cliente es todo esfuerzo, coordinado y estratégico,  encaminado a atender al cliente anticipando sus necesidades, además de resolver sus inquietudes, sugerencias, dudas o reclamos; Es decir, el servicio al cliente abarca todo momento de contacto entre el cliente y la empresa.

El gran error de las organizaciones es no diferenciar entre atención al cliente y servicio al cliente. Es común encontrar que las personas, y por tanto las empresas, confundan “atención al cliente” con “servicio al cliente”. Pecamos en creer que la responsabilidad del tema de servicio al cliente es exclusiva del personal que está en contacto directo con él, porque generalmente esta área está conformada por personal que se limita a “atender reclamos” de parte de los clientes, pero que tienen poco poder para solucionar los problemas que los generan. La atención al cliente se refiere al trato que le damos al cliente cuando interactuamos con él.

El servicio al cliente es la visión estratégica además de la articulación sistemática y armoniosa de los procesos y acciones que buscan lograr la satisfacción del cliente y procurarle una experiencia que supere sus expectativas. El servicio es más que amabilidad y gentileza, es disposición a servir con efectividad respondiendo a las expectativas del cliente.

Teniendo claro lo antes expuesto  podemos escoger una vía clara y sencilla de estrategia de servicio al cliente: saber qué determina un mal servicio y en base a esto enfocarse a darle fuerza a lo contario, como:

  • Indiferencia por Empatía.
  • Negligencia por Diligencia.
  • Abusos por Ser justos con la relación precio/ valor.
  • Olvidos por Prontitud ante cualquier solicitud.
  • Falta de preparación por Personal profesional y capacitado.

Por tal motivo en Gálac Software nos enfocamos y dedicamos cada día por prestar el mejor servicio al cliente, incorporando tecnología, los mejores profesionales, usando canales de atención en todas las regiones como los Aliados de negocios a nivel nacional para una presencia directa y oportuna cada vez que nuestro cliente la necesite. Nos enfocamos en innovar para ofrecerle a nuestros clientes una experiencia asombrosa que supere lo esperado.

Autor: Marilet Guevara

Die offenheit dieser institutionen für talente aus aller welt ist allerdings voraussetzung dafür, dass dies so essay bestellen bleibt