El éxito depende de ti y de tus sueños. 

En algunas oportunidades construimos sueños que resultan muy poco realista o quizá muy ambiciosos.

Para identificar cuáles son los sueños realizables, es importante entender que se requiere de todo nuestro empeño, tenacidad, pasión y convicción.

El crecimiento no está garantizado, depende netamente de decisiones y actitudes que nos determinan a emprender un proyecto. Un ejemplo de ello es cuando comenzamos un nuevo deporte o iniciamos los estudios universitarios.

Muchos de nosotros dudamos de nuestra capacidad para alcanzar la meta y superar las dificultades. En oportunidades lo vemos como inalcanzables y que se necesita mucha inversión de tiempo, sin embargo, son percepciones que debemos derrumbar para alcanzar el logro.

Lo que hace posible que logremos nuestros sueños depende de nosotros, así que ENFÓCATE:

  • Piensa y Construye tus sueños.
  • Cree en que puedes conseguir la respuesta que necesitas.
  • Mantén un Compromiso constante y renovado para crecer.
  • Sé responsable de que las cosas ocurran.
  • Ten claro el propósito de lograr el objetivo y las metas.

Existe una lección detrás de estas palabras. Más allá de la reflexión obvia, piensa en todo aquello que has logrado.

De esas pequeñas o grandes victorias que han representado tu crecimiento y de las que con mucha valentía y lucha lograste superar y alcanzar.

Por tanto, creer en que tienes el potencial para el éxito es un asunto de decisión y actitud. Cada cosa que emprendas, por muy pequeña que sea, recuerda que solo tú eres la persona capaz de lograrlo.

Inspírate, sueña, crea, crece y proyecta en otros el deseo de perseverancia.

Fuentes: Noticias Universia; 5 maneras de matar tus sueños (Bel Pesce)