Tenemos la necesidad de hacer publicidad a todo aquello que hacemos o queremos hacer y en un mundo tan apresurado, hasta los segundos cuentan.

Una técnica para dar a conocer tu idea, negocio, actividad o proyecto es el discurso del ascensor. Este consiste en decir en 30 segundos o menos lo que haces, atrapando la atención de tu receptor sin dejar dudas y con ánimos de conocer más.

El discurso del ascensor pretende enganchar, por lo que debe estar lleno de coherencia, espontaneidad y utilidad. Debe estar adaptado a tu público por lo que se recomienda hacer varias versiones.

Prepáralo y ensáyalo de manera que aproveches cada segundo. Explica: qué haces, a quién se dirige, qué resuelve y cómo lo hace.

Consejos para redactarlo:

  1. Utiliza un lenguaje claro, directo y conciso. Debe entenderse perfectamente.
  2. Incluye un beneficio para aquella persona que escucha.
  3. Evita el modo impersonal, utiliza la primera y segunda persona.
  4. Genera curiosidad y apela a las emociones.
  5. La duración total debe estar comprendida entre treinta segundos y un par de minutos como mucho.

Relájate, piensa en las cualidades de lo que quieres comunicar, escríbelas y ensáyalo tomando el tiempo. Agrégale espontaneidad y ¡ponlo en práctica!

¡Todo cuadra con el que cuenta!

Nos importa tu crecimiento
Gálac Software