Solemos trazar planes definidos para alcanzar lo que nos proponemos; sin embargo, la realidad está llena de caminos alternativos y situaciones de incertidumbre que pueden separarnos de nuestro plan inicial.

Cuando las expectativas no se satisfacen, en ocasiones podemos sentirnos impotentes y desilusionados ante un obstáculo que impide el logro de nuestro objetivo podemos estar enfrentándonos a la frustración.

De acuerdo con Vinacke (1972) la frustración es el “bloqueo de una persona en su camino hacia la meta… es un sentimiento de fastidio, desamparo, ira u otro estado debido a la incapacidad de lograr una meta”.

Debemos entender que la frustración es una respuesta emocional natural a las barreras parciales o totales que nos separan de nuestro objetivo por lo que debemos buscar la mejor manera para manejarla y salir adelante, sobreponiéndonos, siendo Resilientes.

  • Ante la frustración reaccionamos de varias maneras:
  • Sumisión o vacilación ante una barrera.
  • Atacar directamente la barrera.
  • Buscar caminos alternos para el logro indirecto de la meta.
  • Escoger una meta alternativa que ofrezca compensación.
  • Retirarse y abandonar el objetivo.
  • Reaccionar con agresividad
  • Actuar negativamente a través de la culpa, hacia otros o hacia nosotros mismos.

La manera en que reaccionamos está ligada a emoción y a la autopercepción.

Tener una autovaloración adecuada significa tener herramientas que posibilitan la prevención de sucesos que escapen a nuestro control, flexibilidad ante resultados diferentes a los esperados, además de poseer integridad y estabilidad en su autovaloración a pesar de las situaciones que atraviese.

Este concepto influye en el nivel de tolerancia a la frustración que poseemos, pues una percepción propia adecuada más el desarrollo de la inteligencia emocional nos permiten manejar de manera óptima la frustración.

Auto-percepción adecuada + Desarrollo de inteligencia emocional = manejo óptimo de la frustración

 

La frustración puede llegar a ser abrumadora, NO la evadas, NO la controles, Manéjala y aprende de ella:

  1. Reconoce qué es lo que sientes, detén lo que estás haciendo y busca una actividad que te permita tranquilizarte.
  2. Confía en tu potencial analizando tus debilidades y fortalezas, entendiendo tus limitaciones.
  3. Prioriza tus actividades y establece metas realistas.
  4. Ajusta tu estrategia, tomando las oportunidades inesperadas que puedan surgir y ejercita tu creatividad.
  5. Practica la paciencia y la constancia, “¡El que persevera alcanza!”.
  6. Admite tus errores y rectifica aquello que esté en tus manos.
  7. Piensa positivo para mejorar la habilidad de sortear el estrés y la resolución de los problemas.
  8. Busca un enfoque diferente para observar el problema, alguien de tu círculo familiar o de amistades puede tener una perspectiva diferente a la que posees.

La frustración puede resultar agobiante, pero si se maneja proactivamente puede resultar en el cambio que necesitamos para continuar o reencausar nuestros proyectos. Tenemos la potestad de elegir nuestro futuro y de decidir cómo nos afectará el presente.

 

Referencias

-Luis Gustavo González, 2002, La tolerancia a las frustraciones en el deportista, revista digital efdeportes.com, http://www.efdeportes.com/efd45/stress1.htm.

-Elisabet Rodríguez Camón, ¿Qué es la frustración y cómo afecta nuestra vida?, https://psicologiaymente.net/psicologia/frustracion#.

-Paulina Santibáñez, 6 tips para lidiar con la frustración, Entrepreneur, https://www.entrepreneur.com/article/268611.

Fat is buy custom papers what makes part of a great steak, but you don't want to go overboard with it