¿Cómo estás manejando la incertidumbre?

A lo largo de nuestra vida tenemos que enfrentar situaciones ante las cuales no nos sentimos cómodos y que generalmente no podemos planificar; nos sentimos bien en nuestra “zona de confort” por ser el espacio donde creemos tener el control.

El futuro es desconocido y no sabemos qué sucederá, esto puede ser motivo de entusiasmo o de preocupación.

Vivir con incertidumbre significa no poder prever los eventos futuros, provocando inquietud, ansiedad y angustia. Sin embargo, esta emoción es necesaria, pues es la que impulsa el movimiento, la pro actividad, la creatividad, las ideas frescas y la apertura a posibilidades que antes no eran visibles.

La incertidumbre es real y necesaria. Debemos aprender a manejarla pues desencadena la ansiedad.

Leer más